Son muchos clientes los que nos preguntan por los kits de trasformación para bicicletas y que no podemos dar todos los datos por un mensaje de Whatsapp o por un correo.

Hay varios factores que intervienen en la instalación de un motor eléctrico para una bicicleta.

Motor

Hay 3 tipo de motores que se pueden instalar en una bicicleta para trasformarla en eléctrica.

1.- Motor delantero. Se instala en la rueda delantera, tiene la peculiaridad de ser muy simple su instalación y desmontaje en caso de pinchazo, pero tiene el inconveniente de que la tracción delantera puede llevarte al suelo si en una curva con carril deslizante arranca el motor. Otra de las pegas es que al llevar el peso del motor delante, la subida de escalones puede hacer que sea una odisea ya que revienta fácilmente las cámaras.

2.- Motor trasero. Tiene la ventaja de que la tracción trasera es mucho más efectiva y con poca adherencia no te patina, ya que es la que lleva todo el peso. El inconveniente de estas motorizaciones viene a la hora de cambiar un pinchazo ya que es un poco engorroso el cable con los cambios de marchas y que tiene que ir todo muy bien recogido para evitar enredos. Otra desventaja es que en bicicletas con baterías en transportín, suma más peso a la parte trasera de la bicicleta, siendo algo pesada a la hora de maniobrar en curvas lentas.

3.- Motor central. Este motor va instalado en el eje de pedalier, donde esta el plato o los platos en caso de tener marcha. La mejor ventaja es el equilibrio que mantiene en la bicicleta ya que va en el centro de la misma y en una posición baja, lo que da más estabilidad que los demás. Otra ventaja es que puedes aprovechar las marchas de la bicicleta para usarla como una caja de cambios de un coche o moto. Esto le da un par muy alto en una marcha corta y una velocidad constante en una marcha larga. Pero tiene una gran e importante desventaja, es necesario que el usuario de este kit tenga una experiencia avanzada en el uso del mismo, ya que es bastante sensible a averías en el caso de que su uso se haga en marchas largas desde paradas. Otra desventaja es que a diferencia de los que van en rueda, estos tienen un mayor desgaste debido a que sus engranajes o piezas mecánicas están más sujetas a desgastes, aunque todo depende de la calidad del kit que se instale.

Baterías.

Esto es una de las cosas más importantes a la hora de elegir el tipo de kits que queremos usar para nuestra bicicleta. En este sentido también hay varios tipos de modelos a instalar tanto en componentes químico como en tipo de caja y ubicación de instalación.

Empecemos por su ubicación.

1.- En el sitio de la botella de agua. Este sin duda es el mejor sitio donde puede ir nuestra batería, ya que es donde más protegida está y por el equilibrio del peso en nuestra bicicleta. Dentro de esta ubicación no hay mucho más que decir que hay muchos tipos de cajas. La que más nos guste o la que nos quepa en nuestro alojamiento.

2.- En el porta bulto o trasportín, que no es más que en la parte trasera de la bicicleta. Muchas bicicletas no lo traen, pero hay modelos de kits que vienen con el trasportín para instalar y con un hueco especial para la batería, que hace que puedas seguir usando el trasportín como tal pero tiene un compartimento especial para la batería.


Capacidades de las baterías.

Aquí está el paso más importante a la hora de instalar un kit, ya que de ello dependerá la vida de la batería y el rendimiento de la bicicleta.

Para que se entienda bien por que elegir una batería u otra, vamos a explicar primeramente que tipos de baterías existen y sus compuestos.

Las baterías están compuestas por celdas, que son pequeñas “pilas” de 2,5V a 3,7V dependiendo del componente, conectadas en serie y/o paralelo hasta llegar a un voltaje y capacidad.

Por otro lado el circuito de control de carga y descarga, llamado BMS, que es el encargado de que cada celda se cargue y equilibre todas por igual.

Estas celdas, las hay de distintas capacidades y distintos compuestos, pero no todas trabajan igual.

Una vez explicado como esta compuesta una batería, quiero aclarar que las baterías por su configuración, pueden ir bien o mal en el mismo kit, dependiendo de las características de las celdas. Esto se debe a que unas están fabricadas con celdas de alta descarga y otras con celdas de alta capacidad. Os pongo un ejemplo.

Dos baterías con las mismás características, 36V 14,5Ah, las dos las montamos con el mismo kit y una nos da 60Km de autonomía por carga y nos dura 5 años de vida, y la otra nos da 50km de autonomía por carga y nos dura 1 año.

Tiene una sencilla explicación. Una está montada con celdas de alta descarga y otra con celdas de alta capacidad.

Normalmente las celdas de alta capacidad. tienen una tasa de descarga muy baja, y cuando se somete a una alta descarga, no dan la capacidad indicada se deterioran antes y tenemos el consiguiente peligro de que se nos caliente.

Sin embargo en las celdas de alta descarga, al funcionar por debajo de su tasa de descarga máxima, no se saturan y nos dan la descarga indicada, llegando alargar su vida útil.

Componentes de las baterías.

Dentro de las baterías de litio, existen varios tipos, pero no nos vamos a meter mucho en materia y vamos a clasificar los tipos más comunes.

El más usado es el tipo de batería llamadas Li-ION, que pueden ser de distintos componentes pero que vamos a generalizarlos para no liaros.

Este tipo de baterías son las que más se usan por su gran capacidad de almacenamiento de energía. Son las que menos peso tienen, pero como característica negativa, son peligrosas en caso de perforación por impacto o de sobrecalentamiento, llegando a producirse explosión en contacto con el oxigeno. Es por ello que es necesario proteger estas celdas de la manipulación y de una posible perforación en caso de accidente. Tienen una vida útil medio/alta, de 800 – 1000 cargas/descargas.

Otro tipo de batería son las de LiPO, son baterías con un bajo peso y capaces de darnos una alta capacidad de descarga continua pero con una vida útil muy reducida. Tienen el mismo problema de seguridad que las anteriores y normalmente sus celdas pueden diferenciarse por que son como bolsas plateadas, la cual se les llama prismáticas. Normalmente este tipo de baterías se usan en equipos que necesiten de una descarga continua alta, es por ese motivo se reduce muy rápidamente su vida útil, menos de 500 cargas/descargas.

Por ultimo tenemos las baterías de LiFePO4 o LFP, que tiene el mismo componente principal, litio, pero que la composición química de la celda varía de la anterior mencionada.

Estas baterías tienen una menor densidad energética que su hermana Li-ION, 90–110 Wh/kg frente a los 100–265 Wh/kg, y por ello tiene un mayor peso. Sin embargo, tiene una tasa de descarga mucho más alta que las otras baterías, llegando a duplicar la potencia de descarga para la misma capacidad.

La mejor ventaja de esta batería, es que no tiene peligro de explosión, ya que su composición química, hace que sus componentes sean neutros, como cualquier pila alcalina y por otro lado admite 5 vida que las de Li-ION, 2000-5000 cargas/descargas. Desventaja, un 20% más pesadas y caras.

Conclusión.

Cuando vamos a poner un Kit, solo vemos, potencia, autonomía y el precio, pero hay más factores que son los que nos hacen disfrutar verdaderamente de un paseo en bicicleta eléctrica.

Tenemos que ser conscientes de que estamos metiendo una tecnología a nuestra bicicleta que se arregla a unas condiciones especificas y que no todas las bicicletas son iguales y no todas las personas quieren lo mismo, por ello no existe un kit que sea estándar para todas las bicicletas y personas.

Cuando se vaya a elegir un kit, tenemos que hacerlo o bien habiéndonos informado muy bien de lo que queremos poner, o bien con un técnico que os asesore.

Por ello desde Movelectriz, estamos para asesorar para que la experiencia sobre su bicicleta eléctrica sea la más satisfactoria.

Categorías: Publicaciones